tristezas

tristezas

 

 

Cada mañana al despertar pienso en ti cada instante

Te veo y te apareces en mis sentimientos y sueños y cada día que transcurre pienso más en ti. Quisiera despertar con tus carisias y tu dulce voz.

Aquella mirada triste y afligida era la que su madre ponía día tras día con la esperanza de que la hija cambiara la hija seguía igual y miraba cuanto sufría